Iphiclides podalirius

La Chupaleche o Iphiclides podalirius es una de nuestras mariposas más llamativas y de mayor tamaño.

“Los imagos de esta especie son muy llamativos por su gran tamaño y colorido, además poseen un poderoso y rápido vuelo, especialmente cuando se sienten molestados o amenazados. No obstante suelen planear sobre las laderas de los cerros dejándose llevar por las corrientes de aire. Los machos adultos son muy territoriales, y recorren “sus dominios” continua e incansablemente tanto para expulsar a otros machos intrusos como para aparearse con la primera hembra que entre o eclosione en su territorio. Por este motivo es frecuente ver persecuciones entre machos que se cruzan así como entre machos y hembras que se elevan verticalmente o se persiguen alocadamente describiendo círculos, en una especie de cortejo frenético, cuya finalidad es la conquista y el apareamiento. Tras la cópula el macho apenas vivirá 4 ó 5 días, mientras que la hembra vivirá aún dos o tres semanas más hasta que deposite su puesta sobre la planta nutricia y consuma todas sus energías.

Especie bivoltina. Los adultos de la primera generación vuelan durante abril y mayo; mientras los de la segunda aparecen durante julio y agosto, pudiendo prolongar su vida hasta principios de septiembre. Esto nos indica que hay dos puestas anuales. La primera de ellas se realiza a finales de abril y durante todo mayo y la segunda en julio y agosto. Los huevos son depositados en el envés de las hojas o en las yemas. Las orugas de ambas generaciones nacen a los 15 días aproximadamente y de inmediato buscan su planta nutricia, que suelen ser rosáceas como el Majuelo Crataegus monogyna Jacq. (Olano et al., 1990), el Cerezo Prunus avium L., el Endrino Prunus spinosa L. y el Almendro Prunus dulcis Mill. (Aguado, 2001). Tras un periodo de unos 40 ó 45 días durante los cuales la oruga se dedica exclusivamente a alimentarse, esta realiza la crisálida junto a su planta nutricia. Las orugas procedentes de las puestas de verano nacen durante agosto, alimentándose hasta septiembre, mes en el que se encierran en sus crisálidas, para pasar el invierno y eclosionar como adultos en la primavera siguiente durante abril o mayo”. (Aguado, 2007).

En la primera imagen tenemos un adulto libando el néctar en las flores de una violeta; mientras en las siguientes se ha captado una hembra mientras succiona las sales disueltas en el agua en una laguna salina, lo que nos ha permitido acercarnos a ella y captar su espiritrompa a un buen tamaño.

 

 


Leave a Reply

Iphiclides podalirius Iphiclides podalirius Iphiclides podalirius Iphiclides podalirius
loading..